logo

Tratamiento del agua para el proceso de elaboración de bebidas carbonatadas, jugos artificiales, naturales y consumo humano (potabilización).

Tratamiento físico-quimico:
  • Pruebas de Jarras y determinación de dosis de los reactivos
  • Coagulación
  • Floculación
  • Sedimentación
  • Acondicionamiento de los lodos generados en este tratamiento.
  • Disposición final de los lodos.
  • Análisis físicos, químicos y microbiológicos
  • Determinación de parámetro
Tratamiento del agua residual industrial

Los constituyentes o contaminantes del agua residual industrial y domesticas deben cumplir con los parámetros de la ley del medio ambiente para las descargas de los efluentes tratados.

Realizamos un Pre tratamiento, tratamiento primario, secundario y terceario.
PRE - TRATAMIENTO

Busca acondicionar el agua residual para facilitar los tratamientos propiamente dichos, y preservar la instalación de erosiones y taponamientos. Incluye equipos tales como rejas, tamices, desarenadores y desengrasadores.

TRATAMIENTO PRIMARIO

Busca reducir la materia suspendida por medio de la precipitación o sedimentación, con o sin reactivos, o por medio de diversos tipos de oxidación química —poco utilizada en la práctica, salvo aplicaciones especiales, por su alto costo.

TRATAMIENTO SECUNDARIO

Se emplea de forma masiva para eliminar la contaminación orgánica disuelta, la cual es costosa de eliminar por tratamientos físico-químicos. Suele aplicarse tras los anteriores. Consisten en la oxidación aerobia de la materia orgánica —en sus diversas variantes de fangos activados, lechos de partículas, lagunas de oxidación y otros sistemas— o su eliminación anaerobia en digestores cerrados. Ambos sistemas producen fangos en mayor o menor medida que, a su vez, deben ser tratados para su reducción, acondicionamiento y destino final.

TRATAMIENTO TERCIARIO

Desde el punto de vista conceptual no aplica técnicas diferentes que los tratamientos primarios o secundarios, sino que utiliza técnicas de ambos tipos destinadas a pulir o afinar el vertido final, mejorando alguna de sus características. Si se emplea intensivamente pueden lograr hacer el agua de nuevo apta para el abastecimiento de necesidades agrícolas, industriales, e incluso para potabilización (reciclaje de efluentes).

Para reducir o eliminar los constituyentes o contaminantes del agua residual industrial y domesticas para cumplir con los parámetros de la ley del medio ambiente para las descargas de los efluentes tratados.